NO PASSERIFORMES

Abejaruco Común

 



Merops apiaster 27 cm.



En el mes de abril los abejarucos, cazadores africanos, han regresado ya de sus cuarteles de invierno. Una nube de aves de brillante colorido sobrevuela entonces el talud, donde han excavado largos túneles que conducen a los nidos. Muy bellos posados, los abejarucos son admirables en vuelo. 
Esta especie no es muy madrugadora y parece complacerse en retardar sus actividades diurnas, posada en comunidad en las copas de grandes árboles. Durante las horas cálidas del día, los insectos voladores les pagan un fuerte tributo, sobre todo en pleno verano, cuando son muchas las bocas que hay que alimentar.
Por sus actitudes y sus juegos aéreos, los abejarucos  podrían parecernos indolentes, pero en realidad son padres excelentes y muy delicados. Cuando no encuentran un talud arenoso, pueden excavar el túnel en terreno horizontal siempre que sea blando; en este caso, la longitud que alcanza aquél es menor que en la pared.
Se citan casos de nidos de esta especie en los que se produce una ceba comunal; varias parejas alimentan al mismo tiempo los pollos de un túnel.

Identificación: Partes superiores rojizo vivo o amarillo pálido; mentón amarillo vivo bordeado de negro; partes inferiores azul-turquesa brillante; pico largo y algo curvado hacia abajo; alas y cola verdes; en los adultos, las rectrices medias, puntiagudas, sobresalen de las demás.

Nidificación: Nido, horadado por ambos padres, en terreno blando, normalmente en talud; el túnel puede alcanzar hasta 2,5 metros y termina en una cámara circular; puesta, mayo-junio, 4-7 huevos ( a veces más ) globosos y blancos; la incubación, por ambos progenitores, comienza después de la puesta del primer huevo y dura 20 días; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido tras unas 3 semanas.

Alimentación: Insectos capturados en vuelo.

Hábitat: Matorrales y campos baldíos

Situación en El Pego: Distribuida ampliamente por toda la Península, excepto en región eurosiberiana.
Su máxima densidad está en la región mesomediterránea en la que ocupa todo tipo de medios, excepto bosques de coniferas. Su dieta se basa en himenópteros y coleópteros, y principalmente en la abeja doméstica Apis mellifera,, (por eso su nombre específico). La frecuencia de consumo disminuye a lo largo de la estación reproductora a favor de coleópteros y otros himenópteros. Sus nidos son depredados por zorros y culebras bastardas. Muestran fidelidad por los lugares de cría y migración. Son especies estivales, con el paso de aves ibéricas del Sureste de Francia que se manifiesta sobre todo en el centro este y sur de la Península. La migración post-nupcial se produce entre finales de Agosto y principios de Septiembre y la prenupcial en Abril El flujo principal de aves llega al Estrecho en otoño desde el lado oriental y la distribución depende del vient dominante, siendo más oriental con los vientos de  Levante. La intensidad de flujo es ligeramente mayor en las primeras horas del día.






Abubilla



Upupa epops 28 cm.



El nombre de la Abubilla, esta ave bella y curiosa a la vez, es onomatopéyico, trascripción en diminutivo de su canto «bub-bub-bub». Con un moño de grandes plumas flameantes, con puntas negras, que despliega en la excitación del cortejo, también esta provista de un pico largo, curvado, con el cual perfora la tierra en busca de gusanos y larvas de insectos. En vuelo, sus anchas alas redondeadas, que bate irregularmente, le otorgan el 
aspecto de una gigantesca mariposa. En tierra su marcha es elegante, tanto si camina agitando la cabeza como si trota ligeramente. Falta por decir que la Abubilla pasa por ser un ave sucia, a causa de su nido maloliente, situado generalmente en el agujero de un árbol. Al final de la cría de los pollos es cuando el nido desprende un olor tan nauseabundo, por lo que es fácil descubrirlo. Se ha acusado a la Abubilla de negligencia, pero esto no es cierto. Bien es verdad que en el fondo del estrecho agujero, que los padres se esfuerzan por mantener limpio, pueden quedar restos de comida y deyecciones, pero en realidad lo que causa este olor desagradable es una secreción de la «glándula del obispillo» de los pollos.

Identificación: Plumaje pardo-rosado; en vuelo alas y cola blancas y negras, muy anchas; moño rosado, con puntas negras y largo pico curvado; sexos iguales.


Nidificación: Cría en agujeros de árboles o paredes, o en cajas anideras; usualmente no lleva material al nido, pero acumula desechos; puesta, en abril-junio, de 5 a 8 huevos gris claro a crema; incubación, 18 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, abandonan el nido a las 3 ó 4 semanas; a veces dos crías.
Alimentación: Principalmente larvas de escarabajos, saltamontes, langostas, mariposas, hormigas, ciempiés, moscas, algunas arañas, escolopendras, ácaros, lombrices.

Hábitat: Parques y jardines.


Situación en El Pego: Distribuida por toda la Península y Baleares aunque escasea en los pisos eurosiberiano y termomediterráneo Ocupa medios forestales y abiertos en los supra y mesomediterráneos, aunque tiene preferencia por bosques abiertos de coniferas en el supramediterráneo y de frondosas en el mesomediterráneo, Alcanza la máxima densidad en dehesas de encinas Quercus hiles mesomediterráneas, así como en Sabinares de Juníperas thurifera supramediterráneos
Es una especie estival presente en la península desde Marzo hasta Julio o septiembre, y parte de su población inverna en el sur de la Península. Además hay paso de aves centroeuropeas por la Península, que se unen a las ibéricas para cruzar el estrecho en migración postnupcial de Agosto a Septiembre, El paso prenupcial es entre Febrero y Mayo.En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 1,29 aves/10 ha.





Aguililla Calzada



Hieraaetus pennatus 50 cm.




El plumaje de la Aguililla Calzada puede presentar dos fases de coloración muy diferentes. Este hecho ha confundido a los antiguos naturalistas, hasta el punto de que la existencia de esta especie, poco repartida, fue mal conocida durante mucho tiempo. Su talla relativamente pequeña para un águila y la gran variabilidad de sus actitudes, en tierra o en vuelo, complican aun más la identificación del Aguililla Calzada en la naturaleza. Con frecuencia se confunde con el Busardo Ratonero.Esbelta y vivaz, esta rapaz se acantona en el monte bajo espeso salpicado de árboles (alcornoques, encinas, etcétera), en pinares, marismas y otros biotopos.Es un cazador temible, aunque su fuerza sea limitada. Captura mamíferos y aves vivas; pero cuando las condiciones de vida se hacen difíciles, ha de contentarse con reptiles e insectos. En España es ave típicamente estival, que cría repartida en sitios apropiados por casi toda la Península: suele llegar hacia últimos de marzo; abandonando sus zonas de cría en el mes de septiembre.

Identificación: Fase clara; partes superiores pardo oscuro; inferiores blancas más o menos leonado claro y listadas; cabeza leonada clara, estriada; en vuelo, por encima, pardo oscuro con banda clara en cada ala; por debajo, claro con rémiges negras. Fase oscura; enteramente pardo chocolate, salvo las bandas claras de encima de las alas, visibles en vuelo; sexos iguales.

Nidificación: La pareja construyen el nido, o utilizan el de otra rapaz; plataforma de ramas secas tapizada de hojas verdes, situada en árbol o pared rocosa; puesta, en abril-mayo, de 1 a 2 huevos blancuzcos; incubación de más de 30 días; los pollos abandonan el nido tras unos 40 días.

Alimentación: Mamíferos, aves y sus huevos, reptiles, lagartos, batracios, insectos.

Hábitat: Bosques.

 

 

Aguilucho Lagunero Occidental



Circus aeruginosus 50cm.



Una esbelta silueta de largas alas acodadas aparece en el cielo, zigzagueando. De pronto, el Aguilucho Lagunero se deja caer, con las garras abiertas, en la vegetación palustre; hay ruidos de alas en la charca, se escapa una focha y la rapaz prosigue incansable su búsqueda.
Este ave manifiesta una marcada preferencia por los terrenos pantanosos y su aparición, siempre repentina, siembra el pánico entre las aves acuáticas. Sin embargo, los patos no tienen nada que temer de esta rapaz indolente, diestra, pero poco rápida; bien armada, pero muy endeble para apoderarse de las presas voluminosas.
Este aguilucho, de plumaje delicadamente coloreado, anima con su presencia nuestros lagos y charcas, siempre que los carrizales le aseguren un refugio y el hombre no la persiga. En ocasiones no deja de cobrar su diezmo en las polladas de patos.El Aguilucho Lagunero Occidental es una de las rapaces cuya población ha descendido más en los últimos años en España. Las razones de ello no son propiamente alimenticias, sino más bien debidas a la contaminación.

Identificación: Principalmente castaño oscuro; el macho tiene pecho ocráceo listado, grandes marcas alares gris-azulado y cola gris; la hembra tiene píleo y cuello pálido; el macho en vuelo muestra anchas bandas grises en las alas.

Nidificación: La hembra construye una sólida plataforma de vegetación acuática, revestida con hierbas, siempre en el suelo, entre espesa vegetación de plantas marismeñas; puesta, marzo-junio, 2 a 6 huevos azul muy pálido; incubación, alrededor de 38 días, principalmente 
por la hembra; los pollos, alimentados por la hembra, dejan el nido a los 35-40 días, volando una o dos semanas más tarde.

Alimentación: Ratas de agua; gallinetas, fochas y otras aves; huevos y pollos; ranas y culebras.

Hábitat: Marismas y zonas palustres.

 




Búho Chico



Asio otus 35 cm.



La creencia popular divide las rapaces nocturnas en búhos, provistos de «orejas», y lechuzas, desprovistas de ellas. Las «orejas» son en realidad simples penachos de plumas y no tienen ninguna relación con los órganos del oído que en esta especie son internos solamente.
El Búho Chico es uno de los más representativos de nuestros búhos, con sus largas «orejas», su vida exclusivamente nocturna y su ululación regular y grave: «hou-hou-hou». De día, se oculta en el bosque, sobre todo en las coníferas, donde también sitúa su nido.
En la noche cerrada, y tras haber lanzado algunas llamadas, sale de su retiro y recorre su territorio. Caza pequeños roedores u otras presas que pueden presentarse en los linderos del bosque e incluso en terreno descubierto. Durante su parada, el macho efectúa vuelos acrobáticos, planeando como una hoja seca o ejecutando saltos acompañados de sonoros chasquidos de las alas.
En España el Búho Chico anida en diferentes regiones, cubriendo toda la superficie peninsular. Hasta fecha reciente se tenía datos fragmentarios sobre su biología, movimientos, etc. Aunque esta población, en principio, se comporta como sedentaria, no por ello deben descartarse algunos movimientos dispersivos.

Identificación: Largas "orejas"; plumaje ocráceo con moteado pálido y rayas oscuras; ojos amarillo-anaranjado; sexos iguales.

Nidificación: Normalmente utiliza viejos nidos de Urraca, Cuervo u otro córvido, o una madriguera de ardilla; a veces construye en el suelo; puesta, marzo-junio, de 4 a 5 huevos blanco lustroso; incubación, 25 a 28 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos sexos, dejan el nido 
después de unos 25 días.

Alimentación: Ratas, ratones, topillos, musarañas; fringílidos, gorriones y, a veces, aves tan grandes como arrendajos; algunos abejorros y otros escarabajos.

Hábitat: Bosques.

Situación en El Pego: Su población ibérica es fundamentalmente sedentaria, con dispersión en juveniles Se encuentra por toda la Península y Baleares, y es escasa en Portugal. A la población ibérica se unen en invierno aves procedentes de Suecia., La puesta en algunas zonas cálidas de España se realiza a partir de Diciembre y alcanza su máximo en febrero y Marzo. Su alimentación se basa en micromamiferos durante todo el año, sobre todo roedores. Aun que se pueden observar variaciones estacionales en las ingestas, con distintos porcentajes de musaraña común , pequeñas aves e insectos, o variaciones geográficas en las especies de roedores. En otoño e invierno los individuos forman pequeños bandos.
En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 1,86 aves/10 ha.





Cárabo Europeo

 



Strix aluco 38 cm.



El Cárabo, ave de parques, jardines y bosques densos, caza de noche y duerme de día, como casi todas rapaces nocturnas; pero si sus necesidades alimenticias se acrecientan, como durante la cría de los pollos, también puede cazar en pleno día. Muchas veces puede descubrirse a una de estas aves durmiendo, con sólo seguir a los ruidosos bandos de aves más pequeñas, especialmente arrendajos, mirlos y pinzones, que descubren al predador y arman un gran alboroto a su alrededor. No obstante, el Cárabo puede no espantarse por el clamor e incluso no se molestará fácilmente ante la presencia de una persona.
Su cuello, extrañamente flexible, permite a esta ave girar la cabeza casi completamente, de manera que su cara puede mantenerse dirigida hacia un observador que se mueva a su alrededor.
Al llegar el anochecer puede oírse fácilmente su gimiente canto que muchas veces emite por parejas, lanzando una de las aves un aterrador ‹‹uu, uú, ú-ú-ú-ú›› y respondiendo la otra con un agudo ‹‹ti-uuic››. Ambos sexos pueden ulular y chillar ‹‹ti-uuic››, pero los dos sonidos nunca son emitidos simultáneamente por el mismo individuo.

Identificación: Moteado castaño, con redondo disco facial y ojos castaño oscuro; grito ‹‹ti-uuic›› distinto y canto ululante; sexos iguales.


Nidificación: No construye nido; pone en agujero de árbol viejo, nido de ardilla, alguna vez en edificio viejo, hendidura de roca o en el suelo; puesta en febrero-mayo; usualmente de 2 a 4 huevos redondos y blancos; incubación, de 28 a 30 días, sólo por la hembra; los jóvenes, alimentados principalmente por el macho, vuelan a los 30-37 días.

Alimentación: Pequeños mamíferos, especialmente ratones, topillos, ratas jóvenes y musarañas; algunas veces; a veces peces, ranas, moluscos, gusanos e insectos.

Hábitats: Bosques.

Situación en El Pego: Sedentaria aunque los jóvenes pueden dispersarse distancias moderadas. Ocupa regiones boscosas de la Península, Su alimentación es poco especializada, consume pequeños mamíferos, invertebrados y en menor medida aves, anfibios y reptiles. Su presa más frecuente es el ratón de campo y la musaraña común y dentro de invertebrados ortópteros y coleópteros,
Mientras que la población de mamíferos se mantiene más o menos constante durante el año, la de invertebrados es poco frecuente en invierno y las aves en verano, Es importante el consumo de gazapos cuando están disponibles.
En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 1,67 aves/10 ha.






Cernícalo Vulgar

 


Falco tinnunculus 34 cm.



Como todas las aves de presa, el Cernícalo Vulgar está protegido por la ley durante todo el año. Se le considera un ave útil contra los ratones, ratas, topillos e insectos dañinos.
Debido en parte a su facilidad para adaptarse a diferentes clases de biotopos, el Cernícalo Vulgar se ha convertido en una de las aves de presa diurnas más comunes, pues puede encontrársele tanto en tierras cultivadas como en eriales, brezales y variedad de acantilados.
En su vuelo característico, al que debe el nombre, el ave se cierne con la cola extendida en abanico y fuertes aleteos mientras vigila el suelo en busca de presas, lo cual es frecuente observar a lo largo de nuestras carreteras. En nuestro país, esta ave vive principalmente en el campo, mientras que su próximo pariente el Cernícalo Primilla es un habitante de las poblaciones, caracterizándose ambos sobre todo por su distintivo grito y por tener las uñas negras, mientras que las del Primilla son blancas.
La nota principal del Cernícalo Vulgar es un penetrante «hi-hi-hi», aunque no se oye muchas veces a menos que las aves estén «jugando» o el macho persiga a la hembra.

Identificación: Alas puntiagudas y cola larga; el macho tiene cabeza obispillo y cola gris azulada, con ancha banda negra cerca del final de la cola; la hembra tiene cola barrada, también con banda negra; es característico el cernirse en vuelo.

Nidificación: No construye nido; huevos dejados en borde de rocas, edificios altos, agujero de árbol o nido abandonado; pone, de abril a junio, de 3 a 5 huevos blancos con manchas rojo-acastañadas; incubación, de unos 28 días, principalmente por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan tras unos 30 días.

Alimentación: Principalmente ratones, topillos y ratoncillos; también ranas, lombrices e insectos; gorriones y otras aves.

Hábitat: Matorrales y campos baldíos.

Situación en El Pego: En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 1,67 aves/10 ha.



 

 

Cuco Común



Cuculus canorus 32 cm.



Ningún canto de ave es tan conocido ni tan impacientemente esperado como el del Cuco Común. También es verdad que pocos son tan fáciles de recordar como el sonoro «cu-cu» que anuncia la llegada de la primavera.
Llega a nuestras tierras en marzo, cuando los árboles comienzan a cubrirse de hojas y lo ocultan; en esta primera época cantan macho y hembra, particularmente el primero.
El Cuco Común está distribuido prácticamente por todo el país. Los adultos parten hacia Africa, donde pasarán el invierno, una vez realizada la puesta en julio: cada huevo es abandonado entonces a su suerte en el nido de un anfitrión involuntario. Los jóvenes marchan más tarde, en agosto-septiembre, sin ser guiados por sus padres, a los que no conocieron nunca. Por otra parte, el cuco emigra de noche y aisladamente. Existe, pues, de forma cierta en este caso, un sentido innato de navegación, que permite a los jóvenes encontrar el rumbo de sus cuarteles de invierno. Se desplazan hacia el sudoeste, en un largo viaje en solitario que les lleva, tras cruzar el Sahara, hasta los bosques ecuatoriales, donde hallan por fin el refugio invernal de su especie.

Identificación: Cabeza y dorso gris, partes inferiores barradas; distinguible del Gavilán por su pico fino, alas puntiagudas y graduadas, cola moteada; canto característico; sexos iguales, aunque hay una rara variedad en que la hembra está coloreada de castaño y barrada por encima y debajo; los jóvenes son castaños y barrados, con manchas blancas en la cabeza.

Nidificación: Cada hembra vigila un vasto territorio, en busca de nidos en construcción, y observa el comienzo de la puesta ajena. Aprovecha el momento en que los propietarios están ausentes para poner en el nido elegido, generalmente por la tarde, mientras que aquéllos ponen, en su mayoría, a primeras horas de la mañana. Con intervalos de 48 horas, el Cuco hembra pone de 12 a 13 huevos en otros tantos nidos, hurtando de cada uno un huevo para restablecer su número. Principalmente son parasitizadas las siguientes aves: Carriceros, Acentor Común, Bisbitas, seguidos de Chochín, Petirrojo, Carricerines y Lavanderas.

Alimentación: Insectos, especialmente grandes orugas; también arañas, ciempiés y lombrices de tierra; los pollos comparten la dieta de las aves que parasitizan, habitualmente, insectos, pero a veces semillas, como cuando los padres adoptivos son pardillos.

Hábitat: Sotos.

Situación en El Pego: Distribución por toda !a Península y Baleares, siendo más abundante en la región eurosiberiana y escaso en la terrnomediterránea. Ocupa habitáis forestales y arbustivos y prefiere masas de frondosas y campiñas frente a bosques de coniferas y matorrales.Alcanza su máxima densidad en robledales eurosiberianos de Ouercus petraea y en melojares supramediterráneos.
En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 0,56 aves/10 ha.






Lechuza Común

 



Tyto alba 34 cm.



La fantasmagórica figura de la Lechuza Común parece blanca cuando se la sorprende de noche con los faros de un coche; pero hacia el final del invierno, al escasear tanto el alimento que el ave se ve forzada a cazar durante el día, puede verse su verdadera coloración: pardo dorada con partes inferiores blancas.
Mientras caza la lechuza no depende sólo de la vista. Por medio de diversos experimentos se ha demostrado que por su sentido del oído puede localizar a su presa en la más completa oscuridad.
Las poblaciones de estas aves son muy fluctuantes en número, principalmente en países de clima continental, donde los inviernos muy duros reducen a veces drásticamente la cantidad de lechuzas comunes. La gran capacidad reproductora del ave hace que pueda recuperarse con relativa rapidez, aunque en muchos lugares se advierte una progresiva disminución, posiblemente debida a la desaparición de viejos edificios donde pueda criar. No construye nido, sino que pone los huevos en un montón de egagrópilas que devuelve, hechas con los restos no digeridos de sus presas: pelos, plumas y huesos.

Identificación: Pardo dorado claro con cara y partes inferiores blancas; hembra ligeramente más grisácea.

Nidificación: Nido sin material; huevos puestos sobre egagrópilas; los nichos incluyen viejos graneros, edificios ruinosos, torres de iglesia, árboles huecos, frentes de canteras, haces de cereal y cajas anideras; puestas datadas en todos los meses excepto enero, aunque el periodo principal es de abril a mayo; pone, de 4 a 6 huevos blancos; incubación, alrededor de 33 días, sólo por la hembra; los pollos, son alimentados por ambos padres.

Alimentación: Ratones, topillos, ratas comunes, topos; pequeñas aves; escarabajos, polillas; ranas; a veces murciélagos y peces.

Hábitat: Ciudades y pueblos.

Situación en El Pego: Sedentaria con dispersiones juveniles a corta distancia, Llegan a invernar aves de procedencia centroeuropea que se distribuyen por toda la Península. La población autóctona se distribuye por toda la Península y las Baleares y ocupa zonas más o menos humanizadas.
Crían en torres, en ruinas, en desvanes o en huecos naturales de escarpes rocosos y árboles. Siempre por debajo de los 1300 metros de altitud.
Su dieta es mucha más diversa que en el resto de Europa con alimentación oportunista que va en función de las fluctuaciones de las presas y se traduce en cambios en la dieta y no en variaciones de la población local por desplazamiento o muerte de las aves. Se basa en micromamíferos sobre todo murinos como el ratón de campo o el doméstico, aunque en ciertas localidades o en determinadas épocas pueden llegar a proporciones alias las proporciones ratillas y topillos o de las musarañas.
Presas minoritarias son mamíferos medianos como las ratas, el lirón o el conejo o quirópteros. También algunos individuos concretos pueden especializarse en aves, anfibios, reptiles o insectos.



Milano Negro

 



Milvus migrans 55 cm.



El Milano Negro es un pobre cazador que se contenta con animales muertos o heridos. Frecuenta los cursos de agua o las orillas de lagunas, a la búsqueda de peces muertos, y no desdeña los depósitos de basura, que le proporcionan alimento.
Durante el período que precede al acoplamiento da muestra de su talento de acróbata aéreo. Sus barrenas; las vertiginosas picadas sobre su pareja, que le esquiva en el último momento; sus ascensos verticales; sus caídas como una hoja seca, con las garras sujetas a las de su compañera, son algunas de las evoluciones que realiza con ardor.
Se distingue del Milano Real por la cola oscura y menos escotada. Llega a España en el mes de marzo (algunos ya en febrero), aunque el contingente más importante se instala en abril. A fin de julio se inicia el retorno a África.
Esta rapaz es bastante gregaria, reuniéndose en grupos más o menos grandes cuando encuentran algunos restos comestibles, ya sean animales muertos en el campo o peces envenenados arrastrados por la corriente. También es frecuente verlos comiendo los cadáveres de otras aves y mamíferos atropellados por automóviles. El gregarismo anterior les impulsa a veces a criar en pequeñas colonias.

Identificación: Pardo oscuro por encima; pardo rojizo por debajo; cabeza clara estriada de pardo; cola escotada; iris gris a amarillo claro; sexos iguales.


Nidificación: Nido viejo de córvido o de rapaz, construido en un árbol o, a veces, en una pared rocosa; puesta, en abril-junio, de 2 a 4 huevos blancos manchados de pardo; incubación, 32 días; los pollos abandonan el nido tras unos 40 días.

Alimentación: Peces enfermos o muertos; carroña, mamíferos, reptiles, batracios, moluscos, insectos y aves.

Hábitat: Monte bravío

Situación en El Pego: En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 0,37 aves/10 ha.




 


Milano Real



Milvus milvus



El Milano Real tiene el privilegio de ser la más elegante de nuestras rapaces y una de las aves más características de nuestra fauna. Su área de distribución cubre la mitad de Europa y sectores de Africa del Norte, pero no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.
Buen velero y normalmente poco arisco, ofrece el espectáculo fascinante de su absoluta maestría en el aire. Durante las paradas nupciales la pareja acompaña sus acrobacias veleras con dulces relinchos: «hiou-hiou-hiouou». El nido es un buen montón de ramas, guarnecido de tierra, lana, musgo y toda clase de trozos de papel e incluso de plásticos.
Con frecuencia el Milano Real forma parte de las partidas de carroñeros que recorren los campos a la espera de reses muertas; junto a los cadáveres se le ve con buitres, córvidos y su pariente el Milano Negro, con el que compite fuertemente por los lugares de nidificación, en determinados emplazamientos, ya que, en general, el Milano Negro es mucho más abundante y común en época de cría. Sólo en invierno, a causa de las muchas aves de su especie que llegan de otros puntos de Europa, puede verse al Milano Real por todas partes.



Identificación: Plumaje castaño rojizo con cabeza blancuzca listada; cuerpo grácil; alas estrechas, agudamente acotadas hacia atrás en vuelo; cola profundamente ahorquillada; hembra ligeramente más oscura.

Nidificación: Ambos sexos construyen nido de palos y tierra, en árbol, frecuentemente en nido antiguo de córvido; puesta, de marzo a mayo, usualmente 2 ó 3 huevos blancos con motas rojo acastañadas; incubación, de 28 a 30 días sólo por la hembra; los pollos alimentados por ambos padres, dejan el nido después de unos 50 a 55 días.

Alimentación: Pequeños mamíferos, conejos, carroña, aves jóvenes, a veces lombrices y ranas.

Hábitat: Bosques.

Situación en El Pego: Al igual que el Milano negro ocupa la Península y se extiende por Europa. Se distribuye de manera irregular en la Península y Baleares, siendo escaso o ausente en Galicia, noroeste de Portugal, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Mallorca,
Se estima una población reproductora en España de 3000 a 10000 parejas con tendencia actual decreciente. En Portugal sólo existen de 30 a 50 parejas y en regresión Ocupa bordes de bosques o bosques aislados entre pastizales y evita zonas demasiado áridas.
Su población es parcialmente migradora y se desplaza hacia África occidental, mientras que a la población sedentaria se une un gran número de población de Centroeuropa y Escandinavia que llegan a la península entre Septiembre y Mayo,
Gran parte del flujo migratorio entre por el occidente del Pirineo y se divide e dos grupos; uno que se dirige al valle del Ebro y otro por Burgos que se dirige al valle del Duero y Extremadura.
Algunos individuos cruzan el Estrecho de Gibraltar entre Septiembre y Octubre y de Febrero a Mayo,
En invierno se concentran en el valle del Ebro, las mesetas y Extremadura en zonas abiertas y cultivadas. Son antropófilos y explotan asiduamente muladares y basureros.
Se da una tendencia en el área de distribución a desplazarse al norte por progresiva sedentarización de poblaciones europeas.
En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 0,18 aves/10 ha.


 

 

 

Mochuelo Común

 


Athene noctua 21 cm.



Es esta la más simpática de nuestras rapaces nocturnas y, sin embargo, la más injustamente criticada. Aparece con frecuencia durante el día, y se posa en las ramas bajas de los árboles o sobre los muros de piedra de todos nuestros campos. Al acercársele se hincha o agacha y agita su gruesa cabeza con un movimiento vertical brusco, sin que se estremezca el resto del cuerpo. Luego, tras un parpadeo de sus ojos amarillos y una vuelta de la cabeza para inspeccionar los alrededores, esta curiosa bola de plumas emprende, el vuelo.
El Mochuelo Común se ha asociado a las otras rapaces nocturnas en el mundo calumniado de las aves de mal agüero, y se le han adjudicado los peores crímenes: destrucción de la caza joven, destrozos en las puestas de las gallinas, etc. Pero se contenta con insectos y caracoles.
Aunque puede ser visto durante el día, el mochuelo caza sobre todo al crepúsculo y al alba. Lanza entonces un lastimero «kiuu-kiuu».
Anida comúnmente en toda España, pero existen zonas donde es mucho más frecuente; la población española parece comportarse como sedentaria, aunque es probable que algunos individuos jóvenes se dispersen.

Identificación: Plumaje gris castaño barrado y moteado con blanco; alas redondeadas, cola corta y vuelo ondulado; sexos iguales.

Nidificación: Nido sin material; cría en agujeros, generalmente en árbol, pero también en paredes de edificios, rocas, pedregales, agujeros en arena o madrigueras de conejo; pone, de abril a mayo de 3 a 5 huevos blancos; incubación, alrededor de 28 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan después de unas 5 semanas; a veces dos crías.

Alimentación: Insectos, escarabajos, tijeretas; ratones de campo, ratas jóvenes y otros pequeños mamíferos; algunas aves pequeñas, ranas y lagartijas.

Hábitat: Sotos.

Situación en El Pego. Especie sedentaria aunque las aves del año pueden realizar dispersiones cortas. Llegan aves alóctonas a invernar. La población reproductora se distribuye por toda la Península mientras que en Baleares sólo se encuentran individuos invernantes. Con actividad diurna durante todo el año y sobre todo en la época de cría.,
Su alimentación es insectívora, principalmente de coleópteros, ortópteros, aunque la mayor parte de la biomasa la aportan pequeños vertebrados como roedores. Presentan elevada mortalidad juvenil por atropello en el periodo de dispersión posígenerativa en el centro de España En zonas con vegetación de un metro o más de altura la mortalidad es menor porque la utilizan como percha.
En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 1,667 aves/10 ha.



 

Paloma Torcaz

 



Columba palumbus 41 cm.



La Paloma Torcaz, es la de mayor tamaño que tenemos en España, cría por todo el país, muy repartida y siempre en escasa cantidad; sus biotopos característicos son el monte bravío, zonas agrestes con vegetación arbustiva y soto ribereño. Por ser en conjunto una población poco numerosa, los efectos perniciosos de su alimentación no se dejan notar mucho en verano; no ocurre así en otoño e invierno, durante los cuales millones de aves de esta especie llegan del norte de Europa para invernar, provocando serios daños en las cosechas de bellotas del centro, oeste y sur de España. Ya en octubre, grandes bandos entran por el Pirineo occidental, sufriendo en varios puntos una caza tradicional que termina con miles de aves. Según avanza el otoño, las torcaces establecidas en encinares de la zona centro van desplazándose hacia el oeste al irse acabando sus fuentes alimenticias. Los meses de febrero y marzo marcan la partida hacia sus lejanos lugares de cría.

Identificación: Cabeza, cuello y cola grises con punta negra en la cola y mancha verde, púrpura y blanca a los lados del cuello del adulto; dorso y alas pardo grisáceas, con franja alar blanca; pecho gris púrpura pálido; sexos iguales.

Nidificación: La hembra construye una plataforma de ramitas, normalmente en árbol pero a veces en matas o hiedra, a los lados de edificios o incluso en el suelo; pone principalmente de abril a julio, usualmente dos huevos blancos; incubación, de unos 17 días, por ambos sexos; los pollos, alimentados por ambos padres con leche de paloma a base de cereales, abandonan el nido después de 16 a 20 días; generalmente por lo menos dos crías.

Alimentación: Cereales y bellotas, pero también otros frutos silvestres y semillas.

Hábitat: Monte bravío.

Situación en El Pego: Distribuida fundamentalmente en bosques de frondosas supramediterráneos de encina y melojo, alcanzando densidades de hasta 20 aves por cada 10 hectáreas. En menor medida se presenta en bosques de coniferas, matorrales o cultivos más o menos arbolados.
La puesta se realiza entre Abril y Septiembre con máximos en Julio, Sitúa los nidos preferentemente en pinares jóvenes y en zonas de ramaje espeso, con densidad media de nidos de 0,86 cada 10 hectáreas La pérdida de huevos se debe sobre todo a la depredación. En la pérdida de polluelos influye la densidad del ramaje de los árboles puesto que la pérdida es mayor cuanto menor es esta densidad.
En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 2,76 aves/10 ha.

 

 

 

Perdiz Roja

 



Alectoris rufa 34 cm.



La Perdiz Roja es una de nuestras aves más típicas, al mismo tiempo que la más apreciada como ave cinegética. Fuera de nuestro país sólo se encuentra en algunas zonas de Francia e Inglaterra (introducida), así como en puntos de Suiza e Italia septentrional. Cría en casi toda España, desde el nivel del mar a las mayores alturas, pero especialmente en la meseta.
Su hábitat preferido es el campo cultivado mezclado con monte bajo, aunque también puede encontrarse en otros tipos de terreno, siempre que haya suficiente alimento, agua y vegetación cobertora. Con frecuencia corre velozmente a peón antes de iniciar un vuelo raudo y directo, en el que de vez en cuando bate las alas con inusitado vigor, movimiento que alterna con planeos. Suele volar distancias cortas, posándose pronto en tierra para continuar apeonando.
La hembra realiza una numerosa puesta de unos 15 huevos o más, en un hoyo recubierto; con frecuencia pone dos veces en nidos simultáneos, incubando uno de ellos y dejando que el macho lo haga en el otro.

Identificación: Partes superiores pardas algo rojizas, con ligero tinte oliváceo; flancos de color gris claro fuertemente listados de castaño; banda negra desde el pico hasta el ojo prolongándose hacia atrás y por debajo de la garganta (blanca) y extendiéndose por el cuello en estrías o salpicaduras; parte inferior del cuello y pecho, gris azulado; pico, anillo orbital y patas, rojos.

Nidificación: El macho hace un hoyo en el suelo con vegetación densa, cubierto en algunas partes con hierba seca y otros materiales; puesta, de abril a junio, de 10 a 15 huevos amarillos o castaños amarillentos con finos puntos pardos y gris ceniza; incubación, usualmente unos 24 días, por uno o ambos padres; los pollos, atendidos por la pareja, dejan el nido y corren al poco de nacer, volando unas dos semanas después; a menudo dos crías.

Alimentación: Principalmente granos y brotes; flores, hojas y semillas; el alimento animal incluye insectos, arañas, saltamontes, etc.

Hábitat: Cultivos.


Situación en El Pego: En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 0,56 aves/10 ha.


 

 

Pico Picapinos

 


Dendrocopos major 21 cm.



Aun en el invierno, el Pico Picapinos escoge una rama seca o un tronco hueco sin corteza y, bien apoyado en sus tarsos, lo martillea vigorosamente con golpes rápidos y rítmicos, en series de doce, que hacen resonar la madera de una forma extraña. Otros prefieren objetos metálicos para esta manifestación sonora.
Este pico excava él mismo su nido, pero utiliza a veces una cavidad ya existente, el agujero viejo de otro pico o caja anidera. Tras la época de la cría los Picos Picapinos se dispersan.
El Pico Picapinos habita zonas arboladas de muy diversos tipos, tanto de frondosas como de coníferas, incluso en la alta montaña. Come en los árboles con más frecuencia que el Pito Real, que prefiere hacerlo en tierra. Debido a esta alimentación, y aunque en España es ave principalmente sedentaria, en el norte de su área de cría se comporta como típica ave irruptora, y así, en los inviernos crudos, en los que falta totalmente el alimento en esas zonas, se producen desplazamientos masivos, que pueden afectar a miles de aves que invaden regiones más meridionales.

Identificación: Negro con parches y manchas blancas; el macho tiene carmesí en la cabeza; los jóvenes, píleo rojo; ambos sexos y en todas las edades tienen rojo debajo de la cola; fácilmente diferenciable del Pico Menor por su tamaño más grande.

Nidificación: Ambos sexos excavan agujero en árbol, generalmente a 3 ó 4 metros de altura; nido sin material, excepto pocas virutas; a veces usan cajas anideras; pone, de mayo a junio, de 4 a 7 huevos blanco lustroso; la incubación, que dura unos 16 días, la realiza principalmente la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, abandonan el nido sobre los 20 días.

Alimentación: Larvas de escarabajos, avispas y polillas; algunas arañas; ocasionalmente pollos de aves robados de los nidos; pequeña dieta vegetal.

Hábitats: Bosques.

Situación en El Pego: Fundamentalmente sedentaria aunque puede haber algún desplazamiento de corto radio. Distribuidas por todo tipo de medios forestales en la Península, presentando máximas de abundancia en primavera en robledales de Q,petraea eurosiberianos, También en estos bosques alcanza su máxima abundancia en invierno, También con alta abundancia en pinares oromediterráneos.,
La forma de alimentación más empleada es el picoteo de la superficie de troncos, ramas, pinas y otros frutos secos.
En El Pego encontramos una densidad relativa relativa de 0,55 aves/10 ha.

 




Pito Real

 

 


Picus viridis 30 cm.

¡ Qué lástima que el Pito Real sea tan espantadizo!. En cuanto se siente observado, se apresura a dar vueltas alrededor del tronco para no permanecer a la vista; y su silueta nerviosa, prolongada por un pico en forma de puñal, se pierde entre los árboles del parque o del soto. Sujeto a los árboles, trepa a pequeños trechos haciendo crujir la corteza rugosa bajo sus uñas. Se detiene con frecuencia para pasar su larga lengua protráctil entre las fisuras, capturando hormigas xilófagas. Pero sobre todo se alimenta de insectos que encuentra en tierra y en los prados. En las costas marinas se les ve incluso en invierno explorar las algas en busca de pequeños crustáceos.
En primavera los pitos reales se advierten de lejos por su sonoro «relincho», más melodioso que su bien conocido grito. El canto de la subespecie ibérica, que tiene las mejillas grises, es más silbado y musical que el de las aves del resto de Europa.
Desde marzo, cl macho comienza a excavar un espacioso agujero en un viejo árbol. Los machos, para defender su de los rivales, los desafían moviendo la cabeza de un lado a otro y abriendo las alas y cola.

Identificación: El más brillante coloreado de los picos españoles; píleo carmesí; partes superiores verde mate; partes inferiores verde grisáceo claro; obispillo amarillo; lista bajo el ojo roja en el macho, negra en la hembra.

Nidificación: Ambos sexos barrenan un agujero en árbol; las astillas desechadas se esparcen por el suelo; puesta, de marzo a mayo, de 5 a 7 huevos blancos; incubación, alrededor de 19 días, por ambos sexos; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan tras 18 a 21 días.

Alimentación: Larvas de insectos xilófagos, polillas y otros insectos, principalmente hormigas, lombrices, moluscos; algunas semillas, bayas y frutos.

Hábitat: Sotos.

Situación en El Pego: Especie sedentaria distribuida por toda la Península. Ocupa todo tipo de medios forestales, y decrece su densidad desde ia región eurosíberiana a ía termomediterránea, Su máxima densidad la alcanza en las campiñas eurosiberianas y en los melojares y pinares supramediterráneos., En invierno se desplaza hacia el sur, abandonando los bosques de coniferas a favor de los de frondosas y matorral.

Actualizado (Miércoles, 18 de Mayo de 2011 13:43)